El anticristo. 09

Yo declaro la guerra a este instinto de teólogos; dondequiera encontramos sus huellas. El que en su cuerpo tiene sangre de teólogo, tiene a priori una posición oblicua y deshonesta frente a las cosas.

El pathos que de aquél se desarrolla se llama fe: que es un cerrar los ojos ante sí una vez para siempre, para no padecer el aspecto de una insanable falsedad.

Se hace así una moral, una virtud, una santidad de esta defectuosa óptica con la que se observan todas las cosas, se confunde la buena conciencia con la falsa visión, se exige que ninguna otra cualidad óptica tenga valor en adelante, una vez que se ha hecho sacrosanta la propia con los nombres de Dios, redención, eternidad. Yo exhumo dondequiera el instinto teológico; es la forma más difundida y realmente más subterránea de falsedad que existe en la tierra.

Lo que un teólogo siente como verdadero debe ser falso: en esto hay casi un criterio de verdad.

Su más profundo instinto de conservación veda que la realidad sea honrada en cualquier punto o tome simplemente la palabra.

Donde llega la influencia de los teólogos, el juicio de valor queda invertido; verdadero y falso son necesariamente trocados; lo más nocivo a la vida, aquí es llamado “verdadero”: lo que la eleva, la aumenta, la afirma, la justifica y la hace triunfar, se llama falso…

Si acontece que los teólogos tienden la mano al poder, a través de la con ciencia de los principios o de los pueblos, no dudamos de lo que sucederá siempre: la voluntad del fin, la voluntad nihilista quiere el poder…

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: